Una breve historia del autismo.

En 1943, Leo Kanner de la Clínica Psiquiátrica de Johns Hopkins para los Niños publicó su papel histórico frente a los trastornos del espectro del autismo y los trastornos del espectro autismo (TEA). En su investigación, observó a 11 niños que, a Kanner,  parecían tener cuatro características comunes: la preferencia por la soledad, la insistencia de la igualdad, el gusto por las rutinas elaboradas, y ciertas habilidades que parecían notable cuando se compara con el déficit. Independientemente del Dr. Kanner, Hans Asperger, de la Clínica Pediátrica de la Universidad de Viena, estaba preparando su tesis doctoral sobre los niños con rasgos similares. Tanto los investigadores utilizaron el término, autismo, para describir las características esenciales del trastorno, un término utilizado en psiquiatría de adultos para describir la pérdida progresiva de contacto con el mundo exterior que experimentan las personas con esquizofrenia. Ambosinvestigadores señalaron que la misma pérdida de conexión con el mundo exterior se ve en los niños que estudiaron.

Cuando se conocio el trabajo de Kanner y Asperger, muchas clínicas  importantes empezaron a identificar también a los niños con autismo. Hoy, el autismo se define como una “compleja discapacidad del desarrollo que causa problemas con la interacción social y comunicación.” (Eunice Kennedy Shriver, Instituto Nacional de Salud de Jovenes y el Desarrollo Humano.) Los trastornos del espectro autista se describen en tres categorías actualmente incluidos dentro de este diagnóstico: trastorno autista (también llamado autismo “clásico”), el síndrome de Asperger, y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS) (o el autismo atípico). PDDNOS incluye también el trastorno desintegrativo infantil y el síndrome de Rett. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades ha revisado recientemente sus estimaciones de la prevalencia del autismo en los EE.UU. Con 1 en 88 niños identificados como estar en el espectro del autismo, es importante conocer los hechos.

En este momento, no existe una cura o un tratamiento único para todas las personas con autismo o TEA. Sin embargo, las opciones de  intervención temprana ayudan a maximizar el aprendizaje y minimizar los síntomas. Además de los excelentes recursosde los CDC, visite el National Institute of Mental Health (NIMH) para aprender acerca delos estudios actuales en los EE.UU. y en otros países. El Instituto Nacional de Investigación sobre Discapacidad y Rehabilitación (NIDRR)cuenta actualmente con cuatro proyectos relacionados con la TEA, que incluyen el desarrollo y la evaluación de un programa de intervención de las habilidades en español a los padres de niños con autismo, el uso de la robótica en el aula inclusiva, y la efectos del entrenamiento de la bicicleta en los niños con síndrome de down yautismo. NIDRR también tiene más de 80 artículos que tratan el trastorno del espectro autista.

About mpgarcia

I'm the Bilingual Information/Media Specialist at NARIC.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s