Desde el escritorio del director: Día de LME y manteniéndose#Listo para las emergencias

A principios de esta semana, celebramos el Día Mundial de la Lesión de la Médula Espinal (LME), que siempre se celebra el 5 de septiembre y ayuda a iniciar el Mes de Concientización sobre las Lesiones de la Médula Espinal. El tema de este año es LME en los Conflictos y Desastres: Prepararse y Prevenir. Es un tema apropiado, ya que septiembre también es el Mes Nacional de Preparación en los EEUU. Las comunidades de LME y de NIDILRR perdieron recientemente al Dr. David R. Gater, un médico e investigador de rehabilitación excepcional, mentor de muchos, y un firme defensor de la salud y el bienestar de las personas con LME. El Dr. Gator fue coautor de comentarios importantes en El Lancet (en inglés) y Series y Casos de la Médula Espinal (en inglés) sobre la necesidad de una mayor preparación en la comunidad de LME a medida que el cambio climático conduce a más eventos climáticos extremos. Los autores notaron que las personas con discapacidades y necesidades médicas especiales se ven afectadas de manera desproporcionadas por tales eventos y argumentaron que tanto las personas como los proveedores médicos deberían prepararse para los desafíos de los desastres climáticos.

Todo esto me hace pensar en mi propia preparación. He vivido en Maryland durante toda mi vida y viví una buena cantidad de esos años como tetrapléjico. Al vivir en la región medio-Atlántica, corremos un menor riesgo de encontrarnos con algunos de los principales desastres ambientales que han afectado las regiones de la costa del Atlántico y del Golfo, el sureste, y el noreste. Pero no estamos inmunes a estos riesgos, razón por la cual es útil prepararse. Afortunadamente, planeé lo suficiente bien que los principales eventos en mi área fueron desafiantes, pero no un desastre.

En febrero de 2010, “Snowmageddon” (en inglés) golpeó la región y arrojó casi un metro de nieve en algunas áreas. Recibimos una advertencia de los meteorólogos, por lo que pude ejecutar mis planes de preparación: registrarme con mi familia con anticipación, revisar mis bolsas de viaje y baterías, asegurarme de que mi camioneta tuviera gasolina, y que tuviera leña extra guardada. Estuvimos atrapados durante tres o cuatro días sin electricidad, pero me mantuve caliente junto a mi fuego.

Planificar con anticipación también significaba que estaba listo cuando no teníamos una advertencia anticipada del derecho de 2012 (en inglés) que barrió el área. Como muchos habitantes de Maryland, mi casa estuvo sin electricidad durante cinco días, pero nuestras oficinas estaban en funcionamiento. Mi camioneta estaba lista para funcionar y podía conducir al trabajo y cargar mi silla durante el día. Lamentablemente, ninguna cantidad de preparación razonable me habría evitado tomar duchas matutinas muy frías; tengo un calentador de agua de gas. Para esas noches calurosas y húmedas después de la tormenta, tenía un pequeño ventilador a batería que mantenía la temperatura de mi cuerpo a un nivel manejable. Los alimentos preparados de la tienda y las tiendas de comida rápida predominantes hicieron posible que permaneciera en mi hogar hasta que volviera la electricidad.

Cada vez es más evidente que los eventos climáticos severos se están volviendo más extremos y, como señalaron el Dr. Gater y sus colegas, las personas con discapacidades como LME corren un mayor riesgo de impactos negativos graves por tormentas, incendios, y otros desastres. Todavía me preocupo por los qué pasaría si: ¿Qué pasa si no puedo quedarme en mi casa durante emergencias? ¿Qué pasa si no puedo usar mi camioneta? ¿Qué pasa si…? En ese tipo de situaciones, 100 cosas pueden salir mal; si piensas en 50 de ellas, eres un genio. Siendo un eterno optimista, espero lo mejor y me preparo para lo peor. Analizar mis planes y procedimientos me ayuda con esos ¿Qué pasa si…? Los planes de cada persona serán únicos, pero estos son algunos de los pasos que tomo para mantenerme #Listo:

  • Tenga una bolsa de viaje en un lugar de fácil acceso. La mía incluye artículos de atención personal, como suministros urológicos, vendajes, un paquete de baterías, algo de ropa, un libro de bolsillo, algo de dinero, y una copia de papeles importantes. Asegúrese de incluir suplementos de venta libre junto con medicamentos recetados adicionales y gírelos dentro y fuera para mantenerlos frescos. Establezca un día y una hora específica para revisar el contenido de su bolsa de viaje, como cuando cambia las baterías de su detector de humo.
  • Aíslese. A veces tengo dificultad para mantenerme caliente en invierno o refrescarme en verano. Guardo calentadores de manos y una sudadera abrigada en esa bolsa de viaje y en mi camioneta. En invierno mantengo la leña de mi chimenea abastecida y en forma. En verano tengo buenos ventiladores que puedo hacer funcionar con batería.
  • Saber remendar y reparar. Los cojines, las llantas, e incluso los colchones que contienen aire, agua, u otro material adaptable pueden provocar una fuga en el peor momento. ¡Tenga un kit de parches y sepa cómo usarlo!
  • Después del evento de derecho adquirí un generador de gas. Es un modelo de tamaño mediano y alimentará números dispositivos en mi hogar, incluyendo mi cama de flotación de aire, cargará mi silla de ruedas eléctrica, y un refrigerador pequeño. Los generadores nunca deben usarse en interiores ni colocarse cerca de ventanas, o puede correr el riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono. Recuerde que los generadores a gas también necesitan mantenimiento: Asegúrese de vaciar el tanque de gasolina después de cada uso y nunca está de más tener aditivo de gas seco disponible.
  • Consulte con la familia, vecinos, o los asistentes de atención personal con anticipación. Si sabe que se avecina una tormenta, hable sobre lo que ha planeado y cómo se pueden necesitar. Tómese unos minutos, una o dos veces al año, para asegurarse de tener información de contacto actualizada para aquellos eventos que no puede planificar.

Siendo un “Eagle Scout”, trato de mantener el lema de los Boy Scouts de América, “Estar Preparado” cerca de mi corazón. También pienso en un adagio deportivo que aprendí en las ligas menores de fútbol americano: ¡La preparación adecuada previene el bajo rendimiento!

¡Cuídense!

About mpgarcia

I'm the Bilingual Information/Media Specialist at NARIC.
This entry was posted in Del Director, Spanish and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.