El 30 aniversario de la ADA: Reflexiones personales del director Mark Odum sobre dónde estamos y dónde podríamos estar en el futuro

Hoy celebramos el 30 aniversario de la firma de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés). Cada año, cuando el calendario recurre a julio, noto una creciente cantidad de artículos y anuncios relacionados con la ADA para asistir a conferencias, seminarios, y webinars que exponen una gran cantidad de logros derivados de esta histórica legislación. Muchas de estas publicaciones y eventos conmemorativos describen el impacto de la ADA y los cambios positivos hechos en las vidas diarias de personas con discapacidades: edificios de oficina accesibles, parques infantiles donde todos los niños pueden jugar, lugares de trabajo inclusivos, y tecnología emergente de telecomunicaciones desarrollada pensando en todos los usuarios. Las barreras físicas y programáticas de todo tipo se han abordado y mitigado a lo largo de los años.

Desde cortes de aceras hasta subtítulos en salas de cine, hay muchos logros que todos los involucrados pueden señalar con orgullo. Pero aún así, se necesita más.

Incluso en 2020, entro en nuevos edificios que tienen barreras o donde la accesibilidad parece ser una ocurrencia tardía y está diseñada de manera inconveniente. Las tasas de desempleo para las personas con discapacidades siguen siendo desproporcionadamente más altas (en inglés) que para la mayoría de otros grupos demográficos. El acceso limitado a los programas médicos y relacionados con la salud (en inglés) continúa las disparidades en los servicios y la atención.

Después de haber sufrido una lesión de la médula espinal hace más de 46 años, he llegado a ver que la ADA ha tenido la mayor parte de su impacto en el mundo físico. Después de todo, es más fácil medir la pendiente de una rampa o si un lector de pantalla proporciona un acceso verdadero y hacer las correcciones o remedios necesarios. Pero es mucho más difícil abordar la percepción de las personas sin discapacidades, para abolir los estereotipos y nivelar el campo de juego. Las personas con discapacidades son pasadas por alto para trabajos para los que están calificadas para hacer solo porque los empresarios temen el costo de adaptaciones razonables o se preocupan por el riesgo para la salud que pueden tener y aumentarían las tarifas de seguro. ¿Cómo legislar contra el temor infundado de un empresario de que una persona con una discapacidad con frecuencia llegue tarde y llame debido a problemas de salud y, por lo tanto, no sea una buena contratación, sin importar cuán calificado? ¿Qué política puede implementarse para convencer a una empresa de que soy un cliente, tanto como alguien que puede entrar caminando a su tienda?

Todo se reduce a esto: ¿cómo cambiamos las actitudes? En general, creo que todas las personas son imparciales y quieren que a sus semejantes les vaya bien. Sí, todos tenemos prejuicios y, a veces, nublan nuestro juicio. Necesitamos reducir, si no eliminar, la discriminación irreflexiva.

A lo largo de los años, ha habido muchas ocasiones en que alguien ha visto mi silla de ruedas eléctrica antes de verme y llega a conclusiones que no se basaban en lo que podía hacer, sino en lo que pensaban que no podía hacer. Pienso en esto como un impuesto por discapacidad. Estoy pagando un precio adicional porque tengo una discapacidad. Este impuesto, aunque rara vez se reconoce, es frecuente. Hay ejemplos en todas partes. Desde que se inventaron los televisores, las personas sordas tuvieron que pagar por las perillas de volumen y los parlantes que nunca usarán o desearán. Las personas con discapacidades graves de movilidad tienen que pagar el costo de los baños de aviones, trenes, e incluso en los autobuses en los que viajan, aunque no los usen. Imagínese si se decidiera que nadie podría usar esos baños hasta que todos puedan hacerlo. Las personas con amputación de extremidades inferiores tienen que comprar zapatos en pares, otro impuesto.

¿Alguna vez has notado que cuanto más personal es un problema para las personas, más rápido parece haber una solución y más rápido llegamos a ser justos e iguales? La educación y la familiaridad son claves para derribar los vergonzosos muros de exclusión (Gracias, presidente George H.W. Bush). Dado que no podemos legislar actitudes, debemos hacer lo mejor que podamos para abrir los ojos y oídos de las personas menos familiarizadas con los problemas de discapacidad. A medida que las personas adquieran una mejor comprensión y conocimiento de las habilidades de todos y su potencial para hacer contribuciones grandes y pequeñas en todas las áreas de la vida, la ADA será un catalizador aún mayor para garantizar que las personas con discapacidades tengan los mismos derechos y oportunidades que todos los demás.

Entonces podemos celebrar a un nivel aún más alto.

About mpgarcia

I'm the Bilingual Information/Media Specialist at NARIC.
This entry was posted in Event, history, Spanish and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.